Categorías
Uncategorized

5 consejos para elegir una nueva silla de trabajo

Para muchas personas, los muebles de oficina solo cumplen con una función básica: permiten el trabajo. Sin embargo, esto no es cierto del todo. En realidad, el objetivo de los sillones y los escritorios es ayudarnos a mantener la buena postura, brindar comodidad y soporte. Por eso, cuando una oficina está equipada con objetos inadecuados es probable que se padezcan algunos problemas de salud.

Esto no quiere decir que el mejor mobiliario es el grande y pesado. ¡No!, porque los fabricantes de mesas y sillas intentan incorporar las nuevas tendencias, haciendo muebles más funcionales, cómodos y lindos a la vista. Así, la motivación para seguir trabajando se mantiene en el nivel más alto.

Pensando en todo esto, decidimos hacer este artículo. De esta forma te darás cuenta que trabajar no tiene que ser incómodo. Mucho menos ahora, cuando debemos abrir un espacio en nuestros hogares para crear improvisadas oficinas.

¿Cómo sé cuál es la silla más adecuada para mí?

Antes de comprar cualquier silla, te recomendamos hacer el siguiente ejercicio: revisa cuántas horas pasas sentado, la altura de tu escritorio y si sufres de dolor de espalda. Todo esto facilitará el proceso de elección de un nuevo asiento. Aquí te encuentras con otros aspectos que debes tener en cuenta.

– Comodidad sí, pero no en exceso: seguramente te has planteado tener un sillón acolchonado, en el que te pudieras echar una siestas. Justamente, eso es lo que no debe pasar. Cuando se eligen sillas demasiado cómodas, se mantendrá una postura durante todo el día. En consecuencia, habrá tensión muscular y dolor de espalda. Debes revisar que el espaldar sea ancho, rígido pero con un diseño ergonómico.

– Las ruedas no son un accesorio: si estás en un cubículo y tus labores se limitan a estar mucho tiempo frente al computador, habrás creído que las ruedas no sirven en absoluto. O que eso solo le sirve a algunas personas. Pero son uno de los aspectos más importantes porque ayudan a movernos. El propósito de los rodachines es facilitar el movimiento dentro de la oficina sin forzar ninguna postura. Y si es necesario mover la silla, nadie tiene que levantarla.

– El asiento y el espaldar deben ser regulables: esto tampoco es un capricho. Según expertos en el tema, al sentarnos en los asientos de escritorio las piernas y brazos deben quedar en ángulos de 90º. El asiento debe ajustarse para que nadie quede sobre el ángulo o debajo, ya que pueden aparecer problemas circulatorios. En el caso del espaldar, este debe tener la capacidad de mantener la columna alineada y ser reclinable, ya que esto es un descanso para la espalda.

No olvides que es ideal tener un margen de espacio entre la pared y la silla. El cuerpo siempre intenta mantenerse activo. Una manera de hacerlo es estirando las piernas o moviendo y apoyando los pies en la base de la silla. Esperamos que estos consejos los tengas en cuenta para tu próxima compra, pues una adecuada silla de trabajo nos permitirá trabajar a gusto y con la mayor comodidad posible.